¿Por qué invertir en áreas verdes para niños?

Las escuelas han sido reestructuradas, ofreciendo y demandando más de nuestros pequeños. Esta es una impresión general de muchas familias y, a menudo una queja de los padres. Tanto las escuelas como los padres, invierten poco en espacios de descanso regulares para obtener un mejor funcionamiento cognitivo y académico de nuestros hijos. Pero incluso cuando se recuerdan estos pequeños detalles, uno debe pensar en cuál es el mejor entorno para descansar y restaurar las baterías de los pequeños.

Anteriormente, nuestros abuelos crecieron sueltos en el campo, y sus padres no sabían dónde estaban ni qué estaban haciendo. Descubrieron sus límites lidiando con condiciones extremas, era natural y posible ingresar a un animal, como un caballo, en el aula. Se probaron los límites, pero las relaciones fueron muy afectivas y promovieron la corrección inmediata y las consecuencias en diferentes escenarios. Todos en la ciudad lo sabían o lo sabrían. ¡Hoy todo esto es impensable!

Con el tiempo, los niños dejaron de criarse en entornos rurales y de interactuar con la naturaleza y las sociedades en aldeas y pueblos pequeños. Migramos a ciudades cada vez más grandes, primero vivimos en casas que son incluso grandes, espaciosas y llenas de jardines.

Las siguientes generaciones experimentaron el aumento de la violencia urbana y migraron a los apartamentos. Estos apartamentos, en áreas urbanas, han reducido su tamaño y se están volviendo mínimos. Incluso en las ciudades verdes, la ola de violencia ha convertido a los parques centrales en meros paisajes de fotos de la infancia de aquellos que ahora son al menos adultos.

Con los cambios en los espacios y ambientes, los muchachos de antaño montaban caballos y vivían llenos de animales, los que hoy confunden a las vacas con los hipopótamos (¡créanme, mi propio hijo lo hizo!) Y la granja productiva y poblada solo incluso en Minecraft. Los niños, adolescentes y adultos son cada vez más sedentarios, más dedicados a las actividades de ocio en el hogar y que requieren menos energía.

Sin embargo, están surgiendo muchos estudios que muestran cómo la interacción con la naturaleza ayuda a aprender a reconocer y regular las emociones. ¡Interactuar con la naturaleza y seguir haciendo ejercicio parece perfecto! Después de todo, según la Organización Mundial de la Salud, se recomienda que los niños entre 5 y 17 años pasen al menos 60 minutos al día haciendo ejercicios físicos, incluido el entrenamiento aeróbico y anaeróbico en los entornos más diversos. El ejercicio físico también tiene sus efectos beneficiosos ya probados: mejora desde nuestras funciones ejecutivas hasta la calidad de nuestros huesos y músculos, permite la creación de buenos hábitos y predice la realización del ejercicio físico en la edad adulta (ver en el sitio web de la Sociedade Brasileira de Pediatría – SBP).

Hoy vivimos con niños quebrantados, con poca capacidad para controlar sus voluntades y sus berrinches, irritados e incluso agresivos ante situaciones aparentemente simples o, simplemente, parecen responder en todo momento con la broma de siempre. No hay límites económicos o raciales para nuestra falta de regulación emocional.

La regulación emocional habla de nuestra capacidad de aprender a controlarnos, incluso ante situaciones desafiantes e inusuales. En forma aislada, esta capacidad reguladora parece predecir nuestro futuro económico y laboral. Aquellos que pierden más el control, aparentemente tendrán peores condiciones de empleabilidad.

Como adultos y padres tenemos poco tiempo, y el tiempo que tenemos debería generar buenos resultados para interactuar con los niños, educarlos y promover el descanso para ellos y para nosotros mismos. Algunos estudios han demostrado que interactuar con la naturaleza puede y debe ser una de las formas de lograr todo esto.

¿Ayuda alguna actividad inmersa en la naturaleza? Sí, desde pequeños parques y plazas hasta grandes reservas naturales y turismo ecológico, que nos hacen desconectar de nuestro pequeño y estresado mundo urbano. Sin embargo, algunos de estos estudios han señalado que los grandes espacios verdes, como las grandes reservas y parques, son aún más eficientes para permitirnos relajarnos.

Por lo tanto, en tiempos de quema y destrucción de reservas naturales es importante informar que incluso que la naturaleza puede tener una función educativa. En el momento en que las reservas naturales funcionan para los animales salvajes, peligrosos o no, la naturaleza proporciona una variedad de estímulos, encantamiento con la belleza, aprendizaje de olores y ruidos, además de entrenamiento de nuestros sistemas de advertencia.

La naturaleza no se contiene y tiene sus propias reglas. Necesitas conocerlas y acostumbrarte a ellas. No hay forma de ignorar estas reglas, la experiencia, el aprendizaje de esta complejidad y las acciones frente a la variedad que se transfieren a otros escenarios, demuestran que la naturaleza puede ser un buen tutor que monitorea y permite experimentar el aprendizaje a través de la experiencia.

Ya hay escenarios hechos de proyecciones de video en cuatro dimensiones que traen las proyecciones, movimientos e incluso olores, maravillosas experiencias sensoriales que imitan bosques tropicales, campos de flores e incluso sabanas donde animales salvajes pasean pacíficamente a nuestro lado. Por ahora, esta experiencia es costosa y requiere muchos desplazamientos, ya que está disponible en ciudades como París, Tokio y Shanghái. Sin embargo, por ahora es un escenario no generalizable, muy irreal y artificial.

Cuesta mucho menos llevar a los niños a dar un buen paseo, cruzar una cascada, pescar o incluso pagar para ir a pescar. Para nosotros que tenemos mesetas, Pantanal, Amazonia y miles de kilómetros de hermosas playas, estar en contacto frecuente con la naturaleza debería ser la regla.

Estos recorridos generan una gran cantidad de experiencias agradables, enseñan respeto, exigen autonomía y responsabilidad. Las historias de los jaguares que no se vieron, asociadas con las serpientes que pasaron y cómo el caballo salvaje que lo conquistó en el último viaje arrojará experiencias y límites. En la naturaleza, por supuesto, no puedes pasar a la siguiente etapa si no hay respeto. No es tan seguro, pero vivir requiere respeto por las nuevas fases por venir. Y todo esto se puede experimentar y amplificar con acciones relativamente simples y económicas.

 

Referencias:

Wallner P. et al., Reloading Pupils’Batteries: impact of Green Spaces on Cognition and Wellbeing. International Journal of Environment Research and Public Health. 2018; 15 (6):1205.

https://www.who.int/dietphysicalactivity

http://www.sbp.com.br.  (Atividade física na Infância e na Adolescência: Guia prático para o pediatra)

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

1 comentário em “¿Por qué invertir en áreas verdes para niños?”

  1. Pingback: El niño solo está frente a una pantalla. Que más hacer - ADDHERE

Deixe um Comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *